miércoles, 18 de enero de 2012

Principiantes



Principiantes (Beginners, USA, 2010) Dramedia romántico, con más dra que media, en serio no se crean aquello de comedia, no es comedia, dense por advertidos. Dirigida por Mike Mills, a quien de verdad no conozco pero deseo resolver eso.

Si necesitan un antídoto para los efectos corrosivos de Melancolía, lo mejor que pueden hacer es ver Principiantes, otra forma de abordar la depresión.

Protagonizada por Ewan McGregor, Christopher Plummer –quien ya se llevó un Globo de Oro por su actuación-  por quien se hiciese conocida gracias a Bastardos Sin Gloria: Mélanie Laurent, Goran Visnjic, Mary Page Keller y por Cosmo el perro deprimido.

Para mí, una de las mejores películas que he tenido el gusto de ver en lo que va de año, un regalo. La indie del año. Es una historia sobre gente triste, que a pesar de la terrible tristeza que lleva por dentro y le rodea no se da por vencida e intentan, como unos principiantes ser felices –porque como escribe Septimo Arte net: en relaciones todos somos principiantes–.

Ewan McGregor está perfecto encarnando a melancólico herido de muerte por el luto, marcado por una tristeza casi genética. Christopher Plummer a su vez el alma del film, un viudo que ha decido empezar a ser lo que siempre ha sido pero ha vivido reprimiendo; y Melanie Laurent es esa tristeza absorbe cuanto momento liberador tiene a mano y luego huye: “La mitad de la gente cree que todo va a salir mal. La otra cree en la magia. Y hay una guerra entre ellos”. Tres formas distintas de vivir la tristeza y volver a empezar.

La narrativa recurre a flashback casi oníricos, anacrónicos, para darnos una clara idea del peso que tiene en el hoyo a Oliver. A pesar del desorden estos ‘recuerdos’ funcionan perfectamente porque vienen al caso según la circunstancia, tal y como de verdad recordamos, lo que hace que la historia fluya con asombrosa naturalidad.

Los que saben de esto reseñan que el estilo del film es de Nouvelle Vague con un marcado sesgo de años 60´s, lo que aporta una valía estética muy estimable.

Se trata de un film conmovedor y emotivo que tiene un guión maravilloso, un casting que hace unas interpretaciones que llegan a ‘tocarte’ y una edición enfocada en el instante, aquello que constituye lo romántico: momentos.

¿Por qué ver ésta película? Cito a la Butaca.net ‘…el cineasta plantea en su esencia que el tiempo pasa para todos y que las oportunidades para ser felices están ahí…’

Dato Curioso: La película se inspira en experiencias de Mike Mills, el director, como cuando su padre hizo pública su homosexualidad y comenzó una relación homosexual después de que su esposa murió.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.