martes, 23 de octubre de 2012

Siniestro



Siniestro (Sinister, USA, 2012) película de horror del subgénero ‘found footage’, dirigida por Scott Derrickson (El Exorcismo de Emily Rose) y protagonizado por Ethan Hawke.
Meta usted vídeos traumatizantes tipo el Aro para que un incauto los encuentre. En VHS no porque ya nadie tiene de esos chunchos, que sea en 8 mm porque eso es más hipster. Agregue una casa infectada por una maldición que se te pega como olor a tinte de pelo y no sale ni con lejía. Ponga niños, los niños son importantes desde antes de Los Chicos del Maíz. Garantizan éxito porque la verdad es que la sociedad sabe que los niños son pequeños demonios, y no es políticamente correcto expresar que son una plaga, por eso hacen películas de horror con niños, para desahogarse. Como hay niños se requiere la presencia del Boogyemen, algo así como un ‘Hecho en USA’ para no confundir con pelis asiáticas. Dele un toque de metarealidad introduciendo referencias a hechos y crímenes reales como  ‘A Sangre Fría’. Y finalmente ubique su historia en una región con altos índices de asesinatos brutales, como Texas en Estados Unidos.

A pesar de que Siniestro es una colcha de retazos hecha con aciertos del género, hace su trabajo. Su mejor tino es el guión y el desarrollo, todo a cargo de Ethan Hawke. Pobre, está más solo que la una viendo películas horribles en una casa que de todo suena, porque aunque la mujer no hace sino repetir que lo apoya su rol es absolutamente nulo y en los momentos importantes la tipa está dormida, y duerme como piedra. Además de la esposa, hay dos policías, uno antipático y el "Deputy So-and-So", un experto en cosas raras (¿quién carrizo se hace experto en demonología?, ¿en qué trabajan?), un niño con pesadillas que lo meten en los lugares más insólitos y una niña a la que le gusta pintar.

Reflexionando acerca de Siniestro noté que mientras en las películas asiáticas el horror no distingue inocentes de culpables, en las occidentales tenemos esta idea de ‘merecer’ el mal que nos pasa sea por egoísmo, miopía selectiva o inseguridad; siempre sale uno de la peli diciendo ‘solito se lo buscó’.

Hay algo que me encantó sinceramente de Siniestro, no sé si es mi retorcida mente o la influencia de Sam Raimi, pero el guión coquetea en varias oportunidades con una exquisita y desternillante parodia en la que Hawke despega hasta la estratósfera sin necesidad de Red Bull. Momentos que en comparación con el desenlace hace que la película sea realmente siniestra.

 ¿Por qué ver Siniestro? Porque fue parte de la selección de SITGES Festival Internacional de Cinema Fantástico de Catalunya, referente obligado para los fan del horror.

Bonus Track: Arme usted su propio festival de horror infante con estas referencias

2 comentarios:

  1. A mi me parecio bien hecha, y tenia tiempo que una peli de terror no me daba miedo, esta lo logro...sera por los ninos como dices tu. Creo que estuvo de mas la ultima escena al final donde el espectro sale de improvisto cuando hacen el zoom out a la caja pero bueno, hollywood al fin! Pero recuerdo que luego de verla no pude dormir como hasta las 3am.
    Ethan Hawk estuvo bien aunque cualquier otro actor hubiera podido lograr el papel, la historia buena, los efectos buenos...no habia visto algo que me mantuviera al borde del asiento desde El Aro. Ahora esperando por Mama :)

    ResponderEliminar
  2. A mi me tuvo tensa, pero me hacía ruido reconocer los gags a otras pelis buenas. Está llena de inconsistencias como por ejemplo relación fuerza/niño para ejecutar sus 'travesuras'. Sí el final demonio bye está remalo. Lo mejor fue el humor negro.

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.