martes, 15 de noviembre de 2011

Medianoche en París


Medianoche en París (Midnight in Paris, USA, 2011) comedia fantástica romántica, en ese orden, escrita y dirigida por Woody Allen quien está rompiendo la liga con la sátira con Conocerás al hombre de tus sueños o reinventando el drama como Vicky Cristina Barcelona .



Ganador Best Original Screenplay de 2012 Critics' Choice Awards.


Encantadora.

¿Sabes qué es una delicia? Que un film sea inesperado, que te tome por sorpresa, que te deje estupefacto. Y eso ya casi nunca pasa por culpa de las reseñas spoileras que describen aquello del argumento, la historia, los personajes. Trataré de no estropearte la experiencia.

A Woody Allen lo amas, lo odias o quieres entenderlo. Desde Match Point quiero entenderlo, antes lo odiaba. Este tipo tiene una capacidad increíble para reactualizarse; seguir siendo el mismo culto, neurótico, insatisfecho e incomprendido adulto contemporáneo, atrapado entre la comedia y el drama, y abordar desde distintos ángulos las viejas angustias humanas.

Supondré aquí que amas o quieres comprender a Allen, porque si lo odias no vas a ver el film y punto. Te recomiendo pases a la reseña siguiente. Si lo amas no te voy a echar a perder la experiencia contándotela ni revelándote su trama, no leas ni una sola reseña antes de verla.

Si quieres entender a Woody Allen puedo darte mi punto de vista: tienes que saber que él es agudo, imaginativo e inteligente, terriblemente inteligente, lo que resulta generalmente en algo muy divertido (molesto o fastidioso, depende); que siempre está en sus film representado por un alter ego, que es un soñador, que sus fantasías parten de incómodas realidades, que son agridulces porque la vida, la verdad, está llena de decisiones erradas, decepciones y desengaños, pero sin embargo tenemos la nostalgia, los ídolos, los sueños por cumplir y el psicoanálisis.

Londres fue el escenario para un asesinato (muy inglés) Barcelona enmarcó pasiones encendidas (muy latino) y ahora está París. ¿Qué es Paris para el mundo? Romance y Cultura.

París funge como principal protagonista en el estado inicial, que es suficiente para enamorarnos de ella por su belleza cosmopolita y bohemia, por ser considerada no sólo la capital del romance sino de muchos movimientos culturales, por estar impresa en el inconsciente del mundo occidental como un destino que no podemos dejar de visitar antes de morir.

Siempre lo he dicho: ‘ La mejor manera de conocer una ciudad nueva es perderse.’ La historia es tan sencilla como lo sería un cuento corto, pero las imágenes: escenografía, locaciones, fotografía, mobiliarios, vestuarios son un dechado de excesivo lujo, en el que una constelación de excepcionales intérpretes dan vida a hitos parisinos.

¿Por qué ver ésta película? Porque amas la cultura, porque siempre has tenido un sueño o nostalgia por algo. Porque no puedes creer que Owen Wilson te pueda hacer sentir algo. Porque un amigo intenso pensó que esto era lo más ligero de Woody que tolerarías.

Dato Curioso: París era una fiesta (1964) es una novela póstuma autobiográfica de Ernest Hemingway sobre las vivencias del autor y su círculo de amistades durante los años 20 en París. Digo, leerte un libro no te va a matar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.